CONSECUENCIAS

AGUA

  • Consumo masivo.
    Un pozo de fracking necesita miles de millones de litros de agua. Una única plataforma puede incluir de 1 a 6 pozos, lo que multiplica las necesidades de agua en el lugar. Una zona afectada puede tener varias plataformas de extracción por km2.
  • Contaminación de aguas subterráneas y superficiales
    El uso de sustancias químicas tóxicas puede contaminar los acuíferos, puesto que el fluido que queda bajo tierra podría filtrarse. El fluido recuperado se bombea al exterior para ser almacenado en balsas que, si se desbordan o rompen, contaminarían las aguas superficiales.


AIRE

  • Contaminación del aire.
    La evaporación del fluido recuperado y almacenado en balsas produce emisiones de productos químicos a la atmósfera. A esto hay que sumar la emisión de gases de efecto invernadero (C02) y partículas contaminantes producidas por la maquinaria de extracción.

  • Emisión de efecto invernadero.
    A las emisiones de C02, producidas por la maquinaria de extracción, se suma la fuga de metano producido por los propios pozos de fracking. El metano contribuye al efecto invernadero 25 veces más que el propio CO2.


TIERRA

  • Riesgo sísmico.
    El fracking interfiere en la sismicidad de una zona y puede activar una falla cercana, lo que provocaría pequeños seísmos. Además, a veces se deshacen de los líquidos contaminantes que se extraen del proceso inyectándolos en pozos subterráneos a gran profundidad, lo que puede producir terremotos de magnitudes de hasta 5,7º en la escala Richter.

  • Pérdida del paisaje y del terreno para cultivo.
    Cada plataforma de fracking necesita una hectárea libre de vegetación, la construcción de carreteras, gaseoductos, instalaciones, etc.; siendo incompatible su práctica con la habitabilidad, la agricultura, la ganadería, la viticultura y el turismo.

  • Contaminación de suelos al cerrar los pozos.
    Una vez acabada la explotación de una plataforma, el terreno nunca volverá a estar como antes y el suelo quedará permanentemente contaminado. Esta situación puede agravarse en caso de negligencias y las incorrectas descontaminaciones de aguas y lodos tóxicos.

     

SALUD PÚBLICA

  • Afecciones a la salud humana.
    Algunas de las sustancias químicas empleadas son tóxicas, y junto a las emisiones de metano, los metales pesados y las sustancias radioactivas que se extraen, pueden producir cáncer, dañar piel y ojos, así como afectar al sistema digestivo, respiratorio y nervioso.

     

RUIDO

  • Contaminación sonora.
    Las perforadoras, motores de maquinaria, bombas hidráulicas y el tráfico intenso de camiones de transporte producen ruidos imposibles de mitigar.

> Fuente: Estudio sobre la “Repercusión de la extracción de gas y petróleo de esquisto en el medio ambiente y la salud humana”. Dirección General de Políticas Interiores. Parlamento Europeo.

El fracking ha modificado el paisajes en EE.UU. (Dakota). Courtesy © Eugene Richards.

drawing-014_marcellus-shale-gas-play

Pozo de extracción de fracking con balsa de almacenamiento de aguas residuales contaminadas con  químicos en Pensilvania (EE.UU.). Fuente: www.occupy.com

drawing-016_fracking-liquid-container-trucks-dimock-jh-fair

Camiones de almacenamiento de aguas residuales procedentes de pozos de extracción de gas mediante fracking en Pensilvania (EE.UU.). Fuente: www.greenpeace.org/usa/en/campaigns. Cedida por Skytruth.

El paisaje heredado tras un pozo de fracking abandonado. Fuente: CC-BY-SA-3.0 Joshua Doubek.

El paisaje heredado tras un pozo de fracking abandonado. Fuente: CC-BY-SA-3.0 Joshua Doubek.

fracking

Caminos de acceso y conexión entre pozos de fracking. Fuente: http://slowdownfracking.files.wordpress.com

 

Continúa leyendo: